martes, 6 de enero de 2009

8. Magnum .38 Especial

Lo siguiente sucedió en un sueño que tuve hace 4 años:

Ella y yo estamos en el cine, en la dulcería está una vieja priísta vendiendo pistolas nuevas; Mi acompañante compra una Magnum .38 especial, yo no compro nada.

Le llamo por teléfono a mi amigo para decirle que están vendiendo buenas armas; aparece después de unos minutos, compra una Colt .45.

Suena el celular, es mi antiguo socio, termina el sueño nítido; me pregunta por el archivo comprimido que le acabo de mandar, le doy instrucciones para que lo pueda abrir, no puede, ya le explicaré más tarde.

Me desayuno dos huevos estrellados y dos cafés con una y media cucharadas de azúcar cada uno.

Aún no hay agua en el tinaco.

Salgo a caminar, llego rápido a mi destino.

Traigo en la mente a Platón y esa calle donde vivía en Aguascalientes, también soñé con eso.

Platón compara a la luz con el bien cuando se lo preguntan; apenas leí el relato de La Caverna, no hay edad para leerlo.

Sí me gustaría tener una pistola de cualquier calibre pero luego me daría miedo que se me saliera un tiro y matara a alguien que no lo mereciera.

En el archivo que le mandé a mi socio van las páginas de la revista y las tipografías.

Maldita presión del agua insuficiente para que haya agua en mi regadera.

Le estoy dando duro a los Beastie Boys, a Marilyn Manson y a Depeche mode; también a Platón y a Aristóteles.

Mis propósitos de año nuevo son hacer mi SMN y terminar mi tesis de titulación.