viernes, 14 de marzo de 2014

Oteando palestras. Vladebog.


Vladebog, oteando palestras,

Estás usando tres cerebros de computadora portátil, también algunos paquetes para armar robots de juguete. GPS desde luego e intenciones bien definidas. Cámaras en cada punto cardinal y sensores ultra sensibles. El resultado no será estético en lo absoluto, pero producir algo bello no es desde luego tu intención. Ha resultado un pequeño robot con forma de araña.
Lo puedes programar por ejemplo para seguir a tu novio todos los días cuando salga del trabajo. Podrás ver gracias a sus cámaras, cómo sale después de las cinco de la tarde, nunca antes. Se detiene en un puesto de revistas para hojear la misma publicación sin pagarla. Se coloca los audífonos y no puedes saber lo que está escuchando. Camina inexpresivo, se detiene en la parada del autobús, se sienta en la banca de acero inoxidable. El pequeño robot en forma de araña también tiene cuatro hélices y puede volar como helicóptero, lo sigue desde el aire. El camión se detiene, no es todavía la bajada de tu novio.
Observas todo desde la pantalla de tu teléfono inteligente, desde arriba el pequeño robot araña, al cual has decidido llamar RA, transmite imágenes de techos, cables y copas de árboles. El autobús se detiene en un semáforo, da vuelta la izquierda, hace otra parada donde tu novio baja para caminar en línea casi recta hasta tu casa. Como está a punto de llegar te preparas para abrir la puerta. RA aterriza de manera silenciosa en tu balcón y justo antes de que tu novio toque a la puerta, lo pones a hibernar oprimiendo un botón en la pantalla táctil de tu teléfono celular.
Pero hay un problema con la transmisión de datos a través de la multiplexación, pueden ser robados casi por cualquier pirata digital interesado. Así cuando RA parece estar hibernando, en realidad sigue encendido por mandato de alguna persona cuya finalidad es el entretenimiento o sólo el impulso de violar cualquier norma. Desconocemos la ubicación y la identidad del intruso, por ahora. La señal robada está transmitiendo audio y video. Él te pregunta por lo que has hecho este día. Estuve contestando llamadas de clientes molestos, le dices. Les explicaba cómo solucionar problemas con su transmisión de entretenimiento satelital. El observador ilegal hace zoom para mirar tus ojos, luego a tus labios, después observa con emoción cómo tu novio te desabrocha el sostén.