miércoles, 25 de marzo de 2009

11. Soma, bravo e insectos alados.

Y derrepente eres como esos sujetos de estudio de las primeras lobotomías que no pueden concretar ningua tarea; empiezas abrochándote las agujetas y terminas siguiendo el vuelo de cualquier insecto.

Será una neurosis o una lesión cerebral.

Un centrímetro cúbico es mejor que cualquier maldición.

En este nuevo mundo bravo no hay tristeza, ¡bravo! todos son dueños de todos.

A tú lado hay alumnas luchando contra plataformas de materias virtuales.

Fuerza cósmica, ayúdalos a distinguir lo real de lo ilusorio.

Y tu amortización de letras te hace creer que de alguna forma ya conocías esos lugares, y con esta última frase crees que no estás distinguiendo lo real de lo ilusorio.

Empiezas abrochándote las agujetas y terminas siguiendo el vuelo de cualquier insecto.