viernes, 19 de diciembre de 2008

5.

La mitad entre dos caminos es un punto, la mitad entre tú y yo es un parque.

No puedo esperarte siempre, tienes que aprender a llegar a la hora que dices.

Tengo que saberlo.

Hay que estar en la mitad de todo, en el centro de las piedras, en el punto medio entre el arrojo y la cobardía; no digamos arrojo, digamos coloco.

Aunque claro la verdad es que estos tiempos han sido sustituidos por el futuro, ese laberinto tridimensional con colores ininterrunoidos.