domingo, 5 de julio de 2009

14. Paseando al perro.

El viernes andabas paseando a tu perro y llegaste a un terreno al pie de la carretara donde sonaba música electrónica. No era un terreno, era una casa un poco surrealista con esculturas de sirenas, tótems y elefantes de cantera.

Cundo llegaste estaban mezclando esos sonidos que ya no son del tiempo, luego se aceleraron y el perro que llevabas con cadena se cagó en el pasto.

Limpiaste y fuiste por una amiga.

Regresaron a la fiesta donde ya estaba todo muy ambientado.

No fuiste al Servicio Militar, a ver si no te vuleven a correr los soldados.